Uruguay: vinos del Atlántico más allá del Tannat

por Alejandra Bretón @_alebreton y Gabriela Fines @gabifines

Tannat. La primera palabra que nos viene a la mente cuando pensamos en vinos del Uruguay. Es innegable el peso que esta cepa tiene en la tradición vitivinícola del país y en la estrategia de posicionamiento dentro y fuera de fronteras.

Sin embargo, un reciente viaje por estas tierras nos amplió esta visión y nos reveló un Uruguay con gran diversidad de cepas y estilos, al influjo del Río de la Plata y el Océano Atlántico.

A principios de diciembre de 2016 realizamos nuestro Girls Gone Wine Tour – Uruguay, un viaje de cuatro días mezcla de hedonismo y estudio en el que nos dedicamos a visitar una selección caprichosa de viñedos y bodegas. La comitiva no podía ser más ecléctica, por un lado la dupla uruguaya-paraguaya de quienes escribimos esta nota, y Mónica Marín (española radicada en California, Estados Unidos, candidata al Master of Wine, y nuestra docente del WSET® Nivel 3 en The Wine School y del French Wine Scholar™ por la Wine Scholar Guild).

A continuación un resumen de nuestro periplo y las etiquetas que nos cautivaron.


VIÑEDOS Y BODEGAS

Los vinos se parecen a sus dueños y la posibilidad que tuvimos de recorrer establecimientos tan diferentes comprobaron este axioma.

Viñedo de los Vientos

Ubicado en Atlántida, en la Costa de Oro del departamento de Canelones, a unos 50 km al este de Montevideo, este emprendimiento es liderado desde 1995 por Pablo Fallabrino, miembro de una familia de bodegueros de toda la vida.

Pablo es un enólogo surfista. Su obsesión por los vientos es evidente tanto en la nomenclatura de sus productos como en las etiquetas, que él mismo diseña inspirado en cuadros de dioses griegos del Quattrocento italiano. Es un rebelde que tiene claro lo que quiere: hacer vinos a su manera, escapando de los monovarietales, utilizando cepas italianas e internacionales, aplicando antiguas técnicas de vinificación y experimentando.

La relación calidad-precio de su producto es excelente. Son vinos que van desde los USD 10 y despeinan. La mala noticia es que no es fácil encontrarlos en el mercado uruguayo y en el paraguayo directamente no existen. El volumen de producción es acotado (60.000 botellas/año) y está dedicado a la exportación, con énfasis en Estados Unidos, Brasil y mercados diversos. Vende en la propia bodega y en algunas tiendas especializadas (Bocanegra, Los Horneros).

Es difícil decir que te gustan todos los vinos de una bodega, pero la excepción a esta regla se cumple en el caso de Viñedo de los Vientos. Sin duda, el gran hallazgo del viaje. 

img_4415


Familia Pisano

De origen italiano y ubicada en Progreso, en el departamento de Canelones, a unos 25 km al norte de Montevideo, Pisano es una bodega familiar que hace vinos desde 1924. Hoy es conducida por la 5ta. generación, por los hermanos Eduardo (vitivinicultor), Gustavo (enólogo) y Daniel (comercial) que nos recibieron para merendar y nos hicieron sentir como en casa.

Poseen unas 30 hectáreas plantadas mayormente de variedades como Tannat, Cabernet Sauvignon y Merlot aunque también cultivan Torrontés, Pinot Noir, Syrah, Viognier, entre otras. Producen unas 300.000 botellas/año, la mitad destinadas a la exportación (Estados Unidos, Brasil, Alemania, entre otros) siendo una de las principales bodegas del país.

Poseen diferentes líneas: la de alta gama bajo la denominación Pisano-Arretxea (en honor al apellido vasco de la madre), la de gama media con RPF (Reserva Personal de la Familia) y los varietales y bivarietales como Río de los Pájaros y Cisplatino.

Si bien se podría pensar que es una bodega tradicional conserva un cierto desenfado. Los Pisano son vinos sin maquillaje, auténticos, y eso es un gran valor hoy en día. 

img_3880


Marichal

Seguimos en Canelones y nos ubicamos en Echeverría, a 50 km al norte de Montevideo y a unos 25 km del Río de la Plata. Marichal es una bodega familar y artesanal, con una impronta joven.

Fuimos recibidos por el enólogo Juan Andrés Marichal – 4ta. generación de inmigrantes canarios – quien nos guió por los viñedos, las instalaciones y durante la cata a la sombra de una pérgola de madera.

Tienen viñas de Tannat, Merlot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Chardonnay, Semillón y Sauvignon Blanc.

Están haciendo vinos muy interesantes y animándose a innovar, por ejemplo co-creando un vino como Sismo (recientemente lanzado), cruce de terroirs a partir de dos Tannat de dos bodegas diferentes (Marichal y Artesana).

2017-02-13-photo-00009579


Bodega Bouza

Esta bodega boutique está ubicada en Melilla, al noroeste de Montevideo, a escasos 20 minutos del centro de la capital. En el 2002, la familia Bouza restaura y dota de tecnología la antigua bodega de la familia Pesquera, hecha a imagen de los chateaux franceses en 1942.

Aquí no hubo contacto con los propietarios pero fuimos muy bien recibidas por el equipo de la bodega, que nos sorprendió por la solidez de nuestra guía, de la jovencísima enóloga que evacuó las preguntas más intrincadas y del personal de servicio a la hora de la cata.

Se aprecia la impronta empresarial de sus dueños, de querer hacer las cosas de forma profesional, apuntando a la calidad, sin perder escala humana.

Tienen viñedos en tres zonas: Melilla (Montevideo) y Las Violetas (Canelones) donde totalizan 25 hectáreas de viñas de Albariño, Chardonnay, Merlot, Tempranillo y Tannat. Por su parte, en Pan de Azúcar (Maldonado), un lugar con mayor influencia marítima, plantan Riesling, Chardonnay, Pinot Noir, Merlot y Tannat completando aproximadamente 7,5 hectáreas.

La propuesta enoturística es cuidada, incluye visita guiada por los viñedos, la bodega, la cava y la colección de autos clásicos, degustación de vinos y un restaurante a la carta.

Cabe decir que la cocina del restaurant y el servicio son excelentes. La degustación de blancos y tintos la realizamos allí mismo, aunque también estaba la opción de hacerla en el jardín con vista a los viñedos. Además de los vinos degustados, destacamos el queso de tetilla producido por el patriarca de la familia que fue una delicia. A la hora de elegir el plato nos decantamos por un rack de cordero que maridaba perfecto con los tintos.

Es un establecimiento que equilibra muy bien el saber hacer vinos y la propuesta turística, con elegancia y carácter. No defrauda al visitante y vale la pena su costo.

img_3878


Establecimiento JoanicóFamilia Deicas

El establecimiento Joanicó se ubica en la localidad homónima y a 45 km al norte de Montevideo. Allí se producen vinos desde 1830 cuando su propietario en ese entonces rompe con la tradición ganadera de la zona. Luego en 1979 pasa a manos de la familia Deicas, quienes en el 2010 deciden separar las marcas y conservar Joanicó para la línea de productos de gran consumo (entre ellas destaca Don Pascual) y bajo la denominación Familia Deicas desarrollar vinos de alta gama.

Es uno de los mayores productores de vino del Uruguay. Poseen 300 hectáreas de plantación, 180 de ellas en la localidad de Joanicó, Canelones, el resto repartidas en Progreso, San José, Durazno y Maldonado. Producen 10 millones de litros por año y exportan 3 millones de botellas. A pesar de su tamaño hay un dato que llama la atención: toda la cosecha se realiza de forma manual.

El establecimiento Joanicó está enclavado en un entorno bello donde se aprecian los viñedos. Allí también se ubica la planta de producción que tuvimos oportunidad de recorrer junto a la enóloga Adriana Gutiérrez.

El portafolio de productos es muy amplio, pasando por vinos de mesa y vinos finos para el gran consumo, espumantes, licorosos, hasta sus líneas de alta gama como Atlántico Sur para los reserva y single vineyards, Preludio y Massimo Deicas para los de guarda.

Es una bodega que cuida del negocio base y está apostando a innovar.

IMG_4412.JPG


Bodega Garzón

Fue inaugurada a inicios del 2016 y está ubicada a 200 km al este de Montevideo y a escasos 47 km de José Ignacio, el balneario top de la costa uruguaya. La bodega es parte del emprendimiento Agroland – propiedad de Alejandro Bulgheroni, magnate petrolero italo-argentino – que incluye la plantación de olivares y la almazara de aceite de oliva Colinas de Garzón.

Si hay una palabra que describe a Bodega Garzón es sofisticación. Allí todo es imponente: la extensión de viñas (217 hectáreas de 12 variedades), el paisaje, el tamaño de la bodega (19.050m2), la arquitectura, la tecnología, el buen gusto.

La propuesta turística incluye recorrida por las instalaciones y degustación de las líneas de vinos (Estate, Reserva y Single Vineyard).

Uno de los atractivos del establecimiento es el restaurante dirigido por el afamado chef argentino Francis Mallman donde se ofrecen tres opciones de menú por pasos (desde USD 80 por persona sin incluir vino).

Es un lugar majestuoso que deja sin aliento al visitante. 


 VINOS BLANCOS Y ROSADOS

vinedo-de-los-vientos

Estival 2016. Viñedo de los Vientos.

Ya desde la hermosa etiqueta este vino llama la atención. Su composición de 60% Gewurztraminer, 30% Chardonnay y 10% Moscato Bianco hacen que el aroma conquiste y uno desee que la botella no acabe. Un vino sumamente fácil de beber, que gusta a todos y uno de nuestros favoritos.

pisano-1

Río de los Pajaros Torrontés 2016. Familia Pisano.

Un torrontés austero, seco, con aromas a durazno blanco y un final levemente amargo, diferente a otros de su especie por menor opulencia floral. Es ideal para aperitivo. Es el blanco más exportado de la bodega.

nueva-notaSauvignon Blanc Premium Varietal 2016. Marichal.

Es un vino joven, que no pasó por barrica y no acusó fermentación maloláctica. Destaca el carácter de la fruta con aromas cítricos y hierba recién cortada.

nueva-nota-2

Pinot Noir blanc de noir Chardonnay 2015. Marichal.

Este blend de 65% Pinot Noir y 35% Chardonnay posee un hermoso color salmón, aromas a manzana roja, seco, de buena acidez y fresco en boca. Una mezcla creativa para un rosado.

Riesling Viñedo Pan de Azúcar 2015. Bouza.bouza

Este Riesling, una cepa no muy común en Uruguay, es una verdadera joya. En nariz se aprecian notas florales y minerales. En boca aparece la manzana verde, la fruta de hueso como durazno y damasco. El dulzor inicial se equilibra con una elevada acidez. Los viñedos se ubican en Pan de Azúcar, Maldonado con clara influencia del mar.

Bouza también ha desarrollado un excelente Albariño lo que confirma el buen hacer de esta bodega en blancos y tintos por igual.

15034629_1813352378950136_6385195782949044224_nAlbariño Reserva 2016. Bodegas Garzón. 

Un blanco aromático y salino, que expresa la cercanía del océano. Super refrescante, ideal para aperitivo o para acompañar pescados.


VINOS TINTOS

Catarsis 2013. Viñedo de los Vientos.vinedo-de-los-vientos-2

Un 70% Cabernet Sauvignon con 18 meses en barrica y 30% Tannat para este vino de terapia. Cerezas y notas de eucalipto, final medio, taninos redondos y buena acidez.

vinedo-de-los-vientos-4

Tannat 2013. Viñedo de los Vientos.

Sólo el 30% de este vino pasó por madera nueva, el restante 70% vinificó en acero inoxidable, lo que resulta en un Tannat expresivo pero fresco a la vez. Es el tipo de Tannat que nos gusta.

vinedo-de-los-vientos-5

Eolo Tannat Gran Reserva 2012. Viñedo de los Vientos.

El señor de los vientos y un señor vino. 85% Tannat de parcela única y 15% Ruby Cabernet. Tuvo una crianza en barrica de 36 meses. Violetas, fruta negra, especias y eucaliptos. Un final largo y muy buena acidez.

img_3870

Pisano Arretxea Tannat Petit Verdot 2004.

Tuvimos el placer de probar este tinto por “error”. Este blend de Tannat y Petit Verdot es una de las joyas de la familia. Posee notas de café, tabaco y especias. Es potente y complejo. Un vino gastronómico para tomar tranquilo dejando que se exprese en la copa.

Marichal Reserve nueva-nota-1Collection Tannat 2013.

Un exponente de una forma más amigable de trabajar la cepa donde no se intenta domar la variedad con madera y donde lo que se busca es que la fruta y el terroir se expresen.

2017-02-13-photo-00009581Marichal Grand Reserve “A” Tannat 2013.

Un vino del que sólo se producen un promedio de 2.000 botellas al año. Con una crianza de 18 meses en roble nuevo (francés y americano). Posee una nariz compleja, fruta negra y roja en mermelada y toques de chocolate. En boca es opulento pero no abruma y con muy buena acidez.

Es un vino con gran potencial de guarda. En otra ocasión bebimos el 2009 y estaba aún más fantástico. Recomendadísimo.

bouza-1Merlot B9 2015. Bodega Bouza.

Si alguien te dice que no le gusta el Merlot dale a probar este vino. No en vano los Merlot de Bouza se han destacado en varias ediciones del Mondial du Merlot & Assemblages.

El Parcela Única B9 fue Medalla de Oro en 2015 y Medalla de Plata en 2008. En el 2016, otro Merlot de la bodega, el Pan de Azúcar 2013, fue coronado como Gran Medalla de Oro y reconocido como el Mejor Merlot Extranjero, entre 413 vinos Merlot de 22 países.

Sin duda, Miles de Sideways cambiaría su opinión sobre esta cepa después de probarlo.

Tannat 2015. Bodega Bouza.img_3850

Este tannat pertenece a dos terroirs diferentes (Melilla y Las Violetas). La fermentación se realizó 80% en acero inoxidable y el 20% en hormigón, luego estuvo 13 meses en roble (francés y americano). Todo el carácter de la fruta, muy buena acidez sin astringencia agresiva por el buen trabajo de limar los taninos sin opacarlos. Acompañó un cordero a las mil maravillas.

bouza-2Monte Vide Eu 2014. Bodega Bouza.

Vino de corte de una selección de barricas de las variedades Tannat, Merlot y Tempranillo, criadas en roble hasta por 14 meses. Un vino complejo y elegante. El alta gama de la casa.

 

 


VINOS DULCES Y ESPUMOSOS

vinedo-de-los-vientos-1

Alcyone. Viñedo de los Vientos.

100% Tannat y vinificado con dos técnicas: la del Barolo chinato y el Marsala. Con 16% de alcohol, este vino es aromatizado con una infusión de hierbas aromáticas y raíces y fortificado con Brandy (receta recuperada de un viejo cuaderno del abuelo de Pablo). El vino base fue añejado durante varios años en roble. Una mezcla diferente y deliciosa.

Pisano Etxe Oneko 2011. Pisano.pisano-2

Se realiza a partir de uvas pasificadas de Tannat de viñas viejas, aplicando métodos de vinificación de Oportos, Reciotos y Amarones. En nariz se aprecia la fruta negra, chocolate y especias. Un fortificado delicioso.

joanicoCastelar Brut Reserve 2014. Familia Deicas.

Un blanc de noirs de Pinot Noir y Menier, realizado con método tradicional, con 18 meses de crianza sobre lías y 12 g/l de azúcar. Nos sorpendió gratamente este espumante por su carácter frutal y su frescura. Su relación calidad-precio es muy buena.

 


img_4426

El periplo culminó con cena en el restaurant La Huella de José Ignacio comiendo un delicioso cordero y realizando una cata comparativa de dos Tannat: Francia (Madiran) vs. Uruguay. Un ejercicio para wine frikis que recomendamos realizar.

Uruguay tiene mucho para mostrar en materia de vinos, la conclusión es que tenemos que regresar por más ya que esa proximidad al mar  le brinda una identidad y particularidad que es imprescindible que los amantes de los vinos conozcan. A veces tenemos verdaderas joyas tan cerca y no nos damos cuenta…

¿Te gustó esta nota? Te recomendamos leas también ¡Por fin! Libros y vinos en Montevideo. Dos lugares imperdibles para visitar.


Un agradecimiento especial a todas las personas que hicieron posible esta aventura, colaborando en la coordinación de las visitas, a quienes nos recibieron en cada establecimiento, y a los hermanos Billiris, nuestros choferes de lujo, a través de su emprendimiento Salkantay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s